TRIBUNAL DE LA INQUISICIÓN

Lola, la pitonisa, curandera, sanadora, hechadora de cartas, pone un puesto en el mercado por donde pasan algunos personajes para solicitar los remedios que resuelvan sus males.

A pesar de las advertencias de alguno de ellos, referente a que el Tribunal de la Inquisición está cerca del lugar, la Lola, continúa ofreciendo sus pócimas hasta que es cazada infraganti por la Inquisición, que le hace un juicio popular escuchando los entuertos que esta mujer ha realizado a muchos.

El Tribunal de la Inquisición, junto con el griterío del pueblo, la declara culpable de practicar la brujería y es apresada para conducirla a la hoguera, pero en un descuido de todos la bruja consigue escapar…