LA VIDA EN LOS CORTIJOS

La Vida en los Cortijos es una obra que trata, con un toque de humor, la situación en la que vivían los jornaleros entre los años 40 y 50 del siglo XX y los abusos a los que se encontraban expuestos por los dueños de las fincas.

Ramón es el manigero fiel de los señores Don Rafael y Doña Tránsito, vive en el cortijo con Micaela, su mujer, y sus tres hijas, Patro, Pura, y Manuela, y también con su madre, la abuela Ramona.

Desde primeras horas de la mañana, están nerviosos por la visita de los señores al cortijo para tratar asuntos relacionados con la próxima campaña olivarera; han preparado unas migas para deleite de Don Rafael y su señora Doña Tránsito, que acuden al cortijo con su niña Pilar, una niña caprichosa de 8 años, y su hijo Rafalito “listísimo” que, después de quince años, acaba de terminar la carrera de abogado.
Poco antes de la visita de los señores, se presentan  Manolico y Magdalena con su dos hijos y otro por venir, acuden al cortijo a pedir trabajo junto con Antonia, hermana de Magdalena.

Ropa original de esos tiempos, vocabulario del olivar, aperos de labranza, así como alguna que otra coplilla, logran recrear un ambiente festivo que provoca la carcajada en más de una ocasión.